¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
McKinsey&Company

Este informe es parte de un conjunto de artículos que examinan las medidas de estímulo para la economía llevadas a cabo por el Gobierno de EE.UU en términos generales y explora su impacto en tres sectores en particular: atención sanitaria, energía y banda ancha.
Este informe refleja el propósito de la administración Obama para transformar la base de generación eléctrica de los EE.UU estimulando la seguridad y mitigado los efectos negativos del cambio climático. Estos objetivos son aún más fuertes con la presentación de la American Recovery and Reinvestment Act (ARRA) que destina 97 mil millones de dólares para el sector energético y pretende destinar aproximadamente 100.000 millones de dólares adicionales de capital privado.
La mayoría de los fondos se destinarán a eficiencia energética (32.000 de los 97.000 millones de dólares), seguido de las energías renovables, inversiones en redes inteligentes y vehículo eléctrico.
Los apoyos económicos van desde ayudas directas, incentivos fiscales a créditos blandos y avales.
El plan se presenta en un momento oportuno ya que la crisis dificultaba el desarrollo de inversiones en eficiencia energética y tecnologías renovables. No obstante, se plantean algunos retos en su ejecución fundamentalmente derivados de las dificultades administrativas y plazos con los que suele operar el Gobierno Federal.
¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter