¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
REN21

La organización Renewable Energy Policy Network for the 21st century (REN21, por su siglas en inglés) ha publicado el informe “Energías renovables 2016: Reporte de la situación mundial.” En él, se resume la situación mundial de las energías renovables, se revisan las políticas de apoyo y las tendencias que afectan a cada una de las principales tecnologías.

2015 fue un año notable para la energía renovable, pues contó con las mayores incorporaciones de capacidad mundial vistas hasta la fecha. Sin embargo, los desafíos persisten, sobre todo más allá del sector eléctrico. En este año se observaron diversos avances que influyeron en la energía renovable, incluyendo una dramática disminución en los precios de los combustibles fósiles a nivel mundial; una serie de anuncios respecto a la disminución más sustancial en la historia de los precios en contratos a largo plazo de energía renovable; un aumento significativo de atención en la acumulación de energía; y un acuerdo histórico sobre el clima que reunió en París a toda la comunidad mundial.

A lo largo de 2015, se lograron diferentes acuerdos entre los diferentes países con el objetivo de fomentar la inversión y acceso a las energías renovables. A principios de año, tanto el G7 como G20 formalizaron acuerdos de compromiso para seguir impulsando esta tecnología. No obstante, el hito más relevante del año fue el Acuerdo firmado en París a finales de año. En él, 195 países acordaron limitar el calentamiento global “muy por debajo” de los 2ºC. La gran mayoría de los países presentes en el acuerdo se comprometió a incrementar el uso de la energía renovable y a fomentar la eficiencia energética a través de las contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional (INDCs, por sus siglas en inglés).

A finales de 2015, al menos 173 países tenían objetivos vinculados al desarrollo de la energía renovable (frente a 164 en 2014), mientras que alrededor de 146 tenían políticas de apoyo a las energías renovables, ya sea a nivel nacional, estatal o provincial. Estas políticas se centran, fundamentalmente, en el sector eléctrico, mientras que las enfocadas en la climatización o el transporte tienen una menor implantación.

La inversión global en energías renovables (excluyendo la hidroeléctrica) ascendió a 286 mil millones de dólares  en 2015, un 5% más que en 2014. El 56% de las nuevas inversiones en energías renovables fue destinado a la tecnología solar, mientras que la eólica recibió el 38%. Por otro lado, China ha sido el país que más invirtió en renovables en 2015 con un 36% de las nuevas inversiones. Por su parte, la inversión en EE.UU creció un 19% respecto a 2014. En Europa, en cambio, éstas se redujeron desde 62 mil millones de dólares en 2014 a tan solo 49 miles de millones de dólares en 2015.

2015 también fue un año histórico en cuanto a la capacidad renovable instalada, principalmente en el sector eólico y solar. Concretamente, se han instalado 148 GW, un 9% más que en 2014. Así las energías renovables se han consolidado como una de las fuentes de energía más relevantes en todo el mundo.

El sector eléctrico experimentó el mayor incremento anual de la historia en términos de capacidad. Se estima que la capacidad renovable instalada a finales 2015 es suficiente para abastecer un 23,7% de la demanda eléctrica (16,6% con energía hidroeléctrica, 3,7% eólica y 1,2% fotovoltaica). El mayor aumento de capacidad (43%) se dio en la energía eólica con un record de 63GW, alcanzando un total de 433GW de capacidad instalada en el mundo. Los principales países fueron China (31 GW), EE.UU (9 GW) y Alemania (6 GW). La energía solar fotovoltaica incrementó un 25% con respecto a 2014 (5oGW de nueva capacidad) hasta alcanzar un total de 227 GW instalados en el mundo. China (15 GW),  Japón (11GW) y EE.UU (7 GW) fueron los países que instalaron más capacidad solar fotovoltaica en 2015.

Las energías renovables modernas abastecen aproximadamente el 8% de la energía final para el sector de calor y frío, aproximadamente tres cuartas partes del consumo mundial de este sector sigue siendo sustentada por los combustibles fósiles. Aunque la capacidad total y la generación de las tecnologías renovables de calentamiento y enfriamiento continuaron a la alza, el 2015 presenció un declive mundial en las tasas de crecimiento, debido a los bajos costos del petróleo en todo el mundo. En general, a pesar de los retos actuales en los mercados de las energías renovables de calentamiento y enfriamiento en el 2015, en el ámbito internacional se vislumbraron indicios de que la conciencia y el apoyo político a las tecnologías similares podría estar incrementando.

La energía renovable constituyó aproximadamente el 4% del combustible mundial para el transporte terrestre en el 2015. Los biocombustibles líquidos continuaron representando la mayor parte de la contribución de energía renovable para el sector del transporte. La investigación de la movilidad eléctrica avanzó con una serie de anuncios relacionados a los nuevos desarrollos en vehículos eléctricos (EVs por sus siglas en inglés) para carga ligera y pesada, mientras que la exploración de nuevos métodos de integración de energías renovables en estaciones de carga de EVs siguió creciendo. Las políticas de apoyo para combustibles renovables en el sector del transporte continúa el mismo apoyo en el sector eléctrico.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter