¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
GEODE

La transición energética, el nuevo rol de los clientes como agentes cada vez más activos, la penetración de generación renovable descentralizada o la presencia de nuevos actores como los agregadores, requiere de una mayor interacción entre dos de los principales agentes y responsables del buen funcionamiento de la red eléctrica, el TSO (Transmission System Operator) y el DSO (Distribution System Operator). Dicha interacción se traduce en la necesidad de formalizar reglas, protocolos de actuación y guías de cara a gestionar la manera en la que los datos de la red son almacenados, procesados y transmitidos al resto de usuarios, generándose así unos protocolos de intercambio correctamente definidos y sin inconsistencias.

¿Qué principales cambios se deberán implementar? Según el informe “TSO-DSO. Data management Report” publicado por una asociación de compañías distribuidoras en Europa (GEODE), en primer lugar, se deberán focalizar en asegurar una correcta interacción de ambos agentes con el resto de componentes del mercado. En segundo lugar, para un correcto funcionamiento del mercado del intercambio de datos, también será fundamental una correcta definición de los servicios aportados por los TSOs y DSOs, independientemente de la plataforma en la que se gestionen. Finalmente, de cara a mejorar el funcionamiento interno del mercado energético, se deberá garantizar un acceso a la información a todos aquellos que así lo requieran, siguiendo unas normas de seguridad, así como una alta flexibilidad y una operación eficiente y óptima que maximice el bienestar y la seguridad de suministro.

¿Es ésta la manera correcta de encarar la transición energética? GEODE ha llegado a la conclusión de que para un óptimo funcionamiento del mercado, la necesidad de discutir y llegar a un acuerdo, fijando los principios que serán aplicados en cuanto a la correcta gestión de los datos resultará de vital importancia. Éste es un modelo que presenta un alto consenso entre TSOs y DSOs y que, por tanto, es susceptible de aplicarse y funcionar de manera efectiva. No obstante, una colaboración activa del resto de agentes del sector resultará clave de cara al correcto funcionamiento de los cambios sugeridos.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter