¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Comisión Europea

La Comisión Europea ha publicado en diciembre de 2015 el informe titulado “Options for future European Electricity System Operation”. Este informe, elaborado por el consorcio Ecorys, ECN y DNV GL bajo encargo de la Dirección General de Energía, tiene como objetivo definir el modelo de planificación a largo plazo y de operación del sistema (SO, por sus siglas en inglés) eléctrico europeo. Este modelo, que sería capaz de lidiar con los retos del sistema eléctrico, podría estar implementado hacia 2020.

El rápido despliegue de las instalaciones de generación eléctrica variable es uno de los grandes retos que está afrontando el sistema eléctrico y hace necesario replantearse los modelos de operación para adaptarse a las nuevas circunstancias.

La transformación de los modelos de funcionamiento del sistema eléctrico debe ser coherente con los objetivos del Mercado Interior de la Energía (IEM, por sus siglas en inglés), que pretenden i) asegurar un precio asequible y competitivo de la electricidad, ii) promover la sostenibilidad ambiental y iii) garantizar la seguridad del suministro para toda Europa.

Los futuros requerimientos de operación del sistema en 2025 son, principalmente, el facilitar el desarrollo e integración de los mercados mayoristas, garantizar la seguridad de suministro e impulsar la integración de las energías renovables. La principal barrera a superar para transformar adecuadamente el sistema eléctrico deriva del enfoque nacional con el que actualmente se opera.

Según la propuesta de transformación del modelo, determinadas áreas como la planificación a largo plazo de la red o las funciones vinculadas a la operación de la red previas al tiempo real (como el cálculo de capacidades de interconexión o la contratación de reservas) se centralizarían, creándose para ello Centros Operativos Regionales (ROC, por sus siglas en inglés) que asumirían la consecución de estas tareas. La operación en tiempo real seguiría siendo realizada por los centros de control de los SO nacionales.

Esta centralización aportaría beneficios a la gestión de la red (planificación eficiente de la red, cálculos de capacidad, gestión de congestiones, evaluaciones de adecuación y los ajustes de balance), facilitaría la integración de fuentes de energía renovable variables e incrementaría la seguridad de suministro.

Respecto a los agentes que deberían involucrarse en el nuevo modelo propuesto, destacan:

·         La Comisión Europea, que formularía la política general de energía y sus distintas directivas.

·         Un organismo regulatorio europeo, actualmente ACER, que revisaría la formulación y ejecución de las diferentes metodologías, procesos y procedimientos.

·         ENTSO-E, que desarrollaría e implementaría los métodos y herramientas para la planificación y operación del sistema, de forma coordinada entre los distintos organismos regionales y nacionales.

·         Los ROC, que ejecutarían las tareas prescritas de acuerdo con las metodologías, procesos y procedimientos formulados.

En suma, un modelo de gobierno muy similar al ahora existente, tan sólo incorporando la figura de los ROCs.

Finalmente se plantea un calendario indicativo con los pasos requeridos para la implementación del modelo en un periodo de cinco años. Así, se describen las acciones requeridas por parte de los TSO, los reguladores y los responsables políticos.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter