¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
me-electricidad

7.1. Los peajes de acceso y cargos: estructura, costes y liquidación de los ingresos

Los peajes de acceso. Las redes de transporte y distribución permanecen bajo un esquema regulado por ser actividades que, dadas sus características intrínsecas, son monopolios naturales (ver Actividades reguladas en el sector eléctrico). Por este motivo, los costes de las redes (junto con los cargos) son repercutidos a todos los consumidores según sus características, independientemente de que se adquiera la energía a precio libre o precio regulado (ver El precio voluntario para el pequeño consumidor), a través de los peajes de acceso y cargos. Estos peajes son fijados por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y deben ser revisados anualmente[217], aunque en circunstancias que afecten de un modo relevante a los costes regulados, el Ministerio podrá hacer revisiones con una periodicidad máxima trimestral. [218]

Los peajes de acceso son únicos en todo el territorio español[219], con independencia de las particularidades económicas y geográficas de las redes en las distintas zonas en las que se ubican los consumidores, y deben ser calculados, junto con los cargos, para cubrir todos los costes del sistema exceptuando el coste de la energía y el coste de gestión del comercializador.

Los peajes de acceso están compuestos de un término de potencia (Tp) y un término de energía (Te). De esta manera, el coste del acceso depende tanto de la potencia que el consumidor tenga contratada (término fijo, debido a que las redes deben ser diseñadas para garantizar en cualquier momento el suministro de las potencias que los consumidores tienen contratadas) como del consumo que haya realizado (término variable, en función del consumo de energía que haya circulado por la red). Los peajes de acceso en vigor desde el 1 de febrero de 2014 son los mostrados en la Tabla 7-1.

Exceptuando las tarifas de baja tensión 2.0A y 2.1A sin discriminación horaria (DH), el precio de los términos de energía y potencia varía en función del momento o período en que se realice el consumo. Esto es así para reflejar que el consumo de energía no tiene el mismo coste en una hora punta (a la que hay mayor demanda y por tanto los costes son mayores) que en una hora valle (en la que los costes son menores). Las horas de punta, llano y valle de las tarifas de 2 y 3 periodos varían según sea verano o invierno, y son las que se detallan en la Figura 7‑1. Estos términos recogen los recientes cambios de estructura de la tarifa, que dan más peso al término de potencia (con incrementos superiores a 150% para la tarifa 3.0 A, de consumidores de más de 15 kW de potencia contratada en BT, e inferiores para el resto de tarifas respecto a los valores anteriores) y menor peso al término de energía (reducción de un 73% en el caso de la tarifa 3.0 A y en menor medida el resto de tarifas respecto a los valores anteriores).

Tabla 7‑1. Peajes de acceso aplicables a partir del 1 de abril 2014.

Fuente: Elaboración propia; siendo BT baja tensión y AT alta tensión.

El 1 de octubre de 2011 entraron en vigor los nuevos tipos de tarifas de acceso supervalle aplicables a suministros en baja tensión (1 kV o menos), la 2.0 DHS, para consumidores con una potencia contratada menor o igual a 10 kW, y la 2.1 DHS, para los que tienen una potencia contratada mayor que 10 kW y menor o igual a 15 kW. Estas tarifas de acceso están diseñadas especialmente para la actividad de los gestores de cargas del sistema, agentes que ofrecen servicios de recarga energética (e.g. de vehículos eléctricos).

Figura 7‑1. Períodos de consumo punta, valle y llano

Fuente: Elaboración propia.

Adicionalmente, a todas las tarifas anteriores se les aplica un recargo por energía reactiva en caso de que el factor de potencia[220] sea inferior a 0,95 y un recargo por exceso de potencia en caso de que la potencia demandada supere la contratada.

Peajes de acceso para las instalaciones de generaciónA finales del año 2011, el Gobierno aprobó mediante el Real Decreto 1544/2011[221] la aplicación de un nuevo peaje de acceso a las redes de transporte y distribución para las instalaciones de generación, tal y como preveía la Ley del Sector Eléctrico (Ley 54/1997) y en el contexto de las medidas adoptadas en el Real Decreto-ley 14/2010[222] para corregir el déficit tarifario.

El nuevo peaje es aplicable a todas las instalaciones de generación, tanto del régimen ordinario como del especial, desde el 1 de enero de 2011 y tiene un valor de 0,5 €/MWh, valor máximo aplicable según la normativa europea.

Cargos: La ley 24/2013[223], del 26 de diciembre, diferencia los peajes de los cargos para ajustarse a la terminología utilizada en las directivas europeas y a la conveniencia de diferenciar 1) los pagos por contribución a la cobertura de los costes de las redes de transporte y distribución, peajes, 2) de aquellos pagos relacionados con otros aspectos regulados del sistema, cargos.

Así, entre otros, los cargos cubrirán el régimen retributivo específico de la actividad de generación a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración de alta eficiencia y residuos, retribución del extracoste de la actividad de producción en los sistemas eléctricos en los territorios no peninsulares con régimen retributivo adicional, retribución asociada a la aplicación de mecanismos de capacidad y anualidades correspondientes a los déficit del sistema eléctrico, con sus correspondientes intereses y ajustes.

Al igual que los peajes, los cargos son únicos en todo el territorio nacional y se establecerán anualmente de acuerdo con la metodología que establezca el Gobierno.

Concepto de aditividad. De manera genérica, los componentes del precio final de la electricidad para los consumidores serían los que aparecen en la Figura 7‑2. Para garantizar el principio de suficiencia de ingresos (que éstos sean suficientes para la cobertura de todos los costes regulados del Sistema) y para generar señales económicas eficientes, los peajes de acceso deben ser calculados por la Administración como la adición de todos los costes que los componen. Los peajes así diseñados se conocen como tarifas aditivas y suficientes. De esta manera, junto con la señal de precio de la energía en el mercado que le debe llegar al consumidor, se refleja el coste social de consumir electricidad en cada momento y en cada nivel de tensión de la red, incentivándose un consumo y unas decisiones de inversión eficientes.

Figura 7‑2. Estructura del coste de suministro

Fuente: Elaboración propia

Si el nivel del peaje de acceso no es suficiente para asegurar la cobertura de dichos costes, se producirá un déficit de recaudación (ver El déficit tarifario: qué es, consecuencias y solución). La existencia de este déficit, produce los siguientes efectos negativos para el Sistema:

  • Debe ser pagado en el futuro por los consumidores, incrementado por el coste financiero, lo que provocará un aumento de los peajes futuros para su recuperación. Mientras se produce dicha recuperación, el déficit debe ser financiado por cinco empresas eléctricas. Posteriormente, la Ley 24/2013 establece que el déficit será financiado por todos los sujetos del sistema de liquidación en función de los derechos de cobro que generen.
  • Incrementa el riesgo regulatorio percibido por los agentes del sector, por lo que éstos o bien exigirán una mayor rentabilidad por sus inversiones (al existir una mayor incertidumbre respecto a que los ingresos cubran los costes), o bien no tendrán incentivos para arriesgar su capital en actividades cuyos ingresos no cubren costes (efecto de detracción de la inversión).
  • Presenta problemas de eficiencia, porque bajar los precios de la electricidad de forma artificial favorece el consumo, yendo en contra de uno de los objetivos claves de la política energética europea y nacional, como es la eficiencia energética (ver Eficiencia energética y su potencial).
  • Perjudica el medioambiente, porque favorecer un mayor consumo, no sólo implica producir más energía, sino que obliga a funcionar a centrales de generación más ineficientes desde el punto de vista medioambiental, generando más emisiones de CO2, NOx, partículas y SO2, lo cual aleja a España aún más del cumplimento de los compromisos internacionales adquiridos en materia medioambiental (ver El Esquema “Cap and Trade” en Europa y los incentivos a reducir emisiones).
  • Aumenta la dependencia energética, porque dicho consumo adicional obliga a generar más electricidad con fuentes de energía de terceros países, agravando la situación de la balanza comercial de la economía española (ver Seguridad de suministro).

Desglose de los costes regulados o de acceso y los cargosEl detalle de los costes estimados de las distintas actividades del Sistema Eléctrico que se deben recuperar vía los peajes de acceso y cargos (también conocidos como costes del ATR, o Acceso de Terceros a la Red) en el año 2013, son los que se muestran en la Tabla 7‑2.

De esta manera, para que en el año 2013 no se produjera déficit, se deberían recaudar 19.700 M€ a través del cobro de los peajes de acceso.

Tabla 7‑2. Previsión de los costes de actividades 2013.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Informe 3/2013 de la CNE del 12 de febrero de 2013.

Agregados por conceptos, los costes de acceso y cargos han presentado una evolución en el tiempo como la recogida en la Figura 7‑3.

Figura 7‑3. Evolución de los costes de ATR.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Informe 3/2013 de la CNE del 12 de febrero de 2013.

Se puede apreciar el fuerte incremento de costes que han supuesto las primas a las instalaciones del régimen especial ahora denominado instalaciones de energía renovables, cogeneración y residuos[224] desde 2006. Además, el aumento de los costes correspondientes a “Desajuste tarifario y servicio de la deuda” se debe fundamentalmente a las anualidades para recuperar los déficits de ingresos que se han producido desde dicho año 2006.

Adicionalmente, dentro de los costes previstos por las primas al régimen especial en 2013, que representan el 45% del coste total de los peajes de acceso, el desglose por tecnologías es el que se muestra en la Tabla 7‑3.

Tabla 7‑3. Desglose de previsiones de las primas al régimen especial ahora instalaciones de energía renovables, cogeneración y residuos en 2013.

Fuente: Informe 3/2013 de la CNE del 12 de febrero de 2013.

Por otro lado, en la evolución de los costes de acceso destaca que los costes de las actividades propiamente de red (transporte y distribución) han crecido a un ritmo muy inferior al de partidas como las primas a las instalaciones de energía renovables, cogeneración y residuos o los costes permanentes, perdiendo paulatinamente peso dentro de los costes totales del Sistema. Así, los costes de transporte y distribución han pasado de representar el 75% del total de costes de acceso a la red en el año 2000 a un 35% en el año 2013 (Figura 7‑4).

Figura 7‑4. Evolución de los costes en porcentaje total.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Informe 3/2013 de la CNE del 12 de febrero de 2013.

Liquidación de los ingresos por el MINETUR. Es importante resaltar que las empresas de distribución no retienen los ingresos procedentes de la facturación de los peajes de acceso y cargos, sino que actúan como meros recaudadores del Sistema. Los ingresos correspondientes a estos peajes y cargos pasan a formar parte del sistema de liquidaciones de las actividades reguladas. Se han liquidado a través de la Comisión Nacional de Energía (CNE) hasta el año 2013, pero la Ley 3/2013 prevé que esta función pase a manos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR).

De esta forma, el MINETUR es el agente responsable de efectuar las liquidaciones a los agentes con derechos de cobro y agentes con obligaciones de pago de las actividades reguladas en el sistema eléctrico español. La necesidad de este sistema de liquidaciones proviene de la existencia de una tarifa única para todo el territorio nacional que recauda de los consumidores para retribuir a todas las actividades reguladas.

En este proceso de liquidaciones, se establecen los cobros y pagos que corresponden a cada uno de los distintos agentes en base a los ingresos recaudados por éstos por la aplicación de los peajes regulados y a los costes que originan las retribuciones reales que corresponden a cada uno de ellos por la actividad que realizan. De manera esquemática, el proceso se describe en la Figura 7‑5.

Figura 7‑5. Esquema de la liquidación de los ingresos y costes regulados.

Fuente: Elaboración propia.

1.º Los comercializadores y los consumidores directos en el mercado abonan al distribuidor los peajes de acceso y cargos que les correspondan. Igualmente, los generadores abonan a transportistas y distribuidores las cantidades resultantes de la aplicación de los peajes de acceso y cargos de las instalaciones de generación. Transportistas y distribuidores entregan las cantidades recaudadas al MINETUR.

2.º El MINETUR abona los denominados costes con destino específico.

3.º El MINETUR abona los complementos a las instalaciones de producción en régimen especial cambiado de denominación en la Ley 24/2013 por instalaciones de energía renovables, cogeneración y residuos.

4.º Se ajusta con Red Eléctrica de España el saldo de ingresos y cobros que ha realizado como Operador del Sistema (pagos por capacidad, incentivo a la inversión y disponibilidad a centrales de generación, y complemento retributivo a las centrales de carbón nacional por el proceso de restricciones por garantía de suministro, pagos por interrumpibilidad a los grandes consumidores, ajustes de los intercambios de energía internacionales y saldos de pérdidas en la red).

5.º Se abona la retribución de las actividades reguladas (transporte y distribución).

6.º Se abonan las anualidades para amortización de los déficits al FADE  (ver El déficit tarifario: qué es, consecuencias y solución) y otras entidades financiadoras.

7.º Se abonan otros costes regulados, tales como bono social, desvíos de los sobrecostes extrapeninsulares, etc.

El saldo pendiente (positivo o negativo) sirve para ajustar el déficit (reducirlo o aumentarlo) y es abonado por las empresas eléctricas obligadas a financiarlo (ver El déficit tarifario: qué es, consecuencias y solución).

[217] Desde septiembre de 2010 hasta julio de 2012, cuando el Real Decreto Ley 20/2012 la derogó, la revisión podía ser trimestral.

[218] Precepto incluido en el Real Decreto ley 9/2013 de julio de 2013.

[219] La ley vigente del sector eléctrico (Ley 54/1997, de 27 de noviembre), permite que las actividades eléctricas sean gravadas con tributos de carácter autonómico o local que podrán dar lugar a un suplemento territorial al peaje de acceso que podría ser diferente en cada Comunidad Autónoma o entidad local.

[220] El factor de potencia es un indicador que describe la cantidad de energía eléctrica que se convierte en trabajo en una determinada instalación. Si es menor que 1, existe energía reactiva, lo que implica que se requiere una mayor cantidad de energía generada para suministrar un determinado nivel de consumo, debido a mayores pérdidas de red, etc. La energía reactiva puede estar causada por equipamientos eléctricos como resistencias, motores, transformadores, condensadores, etc.

[222] Ver resumen de Energía y Sociedad del Real Decreto-ley 14/2010.

[224] El incremento de las primas del régimen especial y del déficit tarifario acumulado llevó al Gobierno a suspender la concesión de primas a nuevas instalaciones del régimen especial a finales de enero de 2012 (ver el Boletín de Energía y Sociedad nº 69, 16 de enero de 2012).

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter