¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Smart Grids, Plataforma Tecnológica Europea para la Red Eléctrica del Futuro

La Plataforma Tecnológica Europea para la Red Eléctrica del Futuro (Smart Grids) ha publicado el informe titulado “The Digital Energy System 4.0”. El documento analiza la transformación digital del mercado eléctrico en las distintas actividades de la cadena de valor a través de casos prácticos reales. Además, realiza una serie de recomendaciones a los diferentes agentes del sector para adaptarse y potenciar dicha transformación.

El sector eléctrico europeo se encuentra inmerso en un proceso de descarbonización, en el que las fuentes renovables intermitentes como la energía solar y la eólica están ganando una mayor cuota en el mix. En paralelo, la penetración de mecanismos de gestión de la demanda y de generación descentralizada incrementa la necesidad de controlar el sistema con una capacidad de reacción casi inmediata. Estos fenómenos aumentan la complejidad y la dificultad de la gestión del sistema. Para poder dar respuesta a estos retos, los operadores se están apoyando en soluciones tecnológicas como el Big Data, “Internet de las Cosas”, etc. que derivan en una transformación digital del sistema eléctrico[1].

En este sentido, en los últimos años se ha producido una campaña de instalación de contadores inteligentes en Europa que posibilitan la creación de un vínculo bidireccional de electricidad y datos entre los usuarios y el operador. Este no es más que el primer paso del proceso de digitalización del sector que tiene recorrido para ir más allá y afectar a todas las actividades de la cadena de valor. De este modo, el informe presenta diferentes casos prácticos de digitalización que se han llevado a cabo en (i) la generación de electricidad, (ii) en las redes de transmisión y distribución, (iii) en la actividad de comercialización, (iv) entre los consumidores y (v) en nuevas plataformas de mercado.

Por ejemplo, se presenta el proyecto de Sistemas de Telegestión y Automatización de Red (STAR), desarrollado por Iberdrola en la red eléctrica española. Éste combina medidores inteligentes con sistemas de control para operar la red eléctrica de forma remota, reduciendo los costes de operación y mantenimiento y mejorando la calidad del servicio.

Para avanzar en esta transformación digital, se recomiendan las siguientes acciones a los agentes del sector:

  1. No se debe pasar por alto ni dejar escapar la oportunidad que supone la transformación digital del sector eléctrico.
  2. La instalación de mecanismos de gestión automática de las redes inteligentes se encuentra en fase de desarrollo, siendo necesario continuar con la inversión en infraestructura de telecomunicaciones y plataformas de datos.
  3. La simulación de modelos de distribución es una herramienta útil para encontrar los puntos débiles de la red e identificar las alternativas más eficientes en coste para su operación.
  4. Para impulsar la transformación digital, es fundamental establecer mercados abiertos que conecten a distribuidores y comercializadores.
  5. La gestión y protección de datos de carácter personal es un aspecto clave a considerar para acelerar el proceso de digitalización.
  6. Las redes inteligentes facilitarán la integración de una mayor capacidad renovable.
  7. Las tecnologías digitales permitirán una mayor transparencia y flexibilidad de los mercados eléctricos.
  8. A través de la digitalización del sector, las casas inteligentes podrían estar conectadas a la red, permitiendo que con un sistemas dinámico de precios, los consumidores puedan decidir cambiar sus patrones de consumo.
  9. Es necesario continuar invirtiendo en tecnologías digitales disruptivas.

En definitiva, la transformación digital del sector eléctrico es un proceso irreversible que está ya en marcha. Por lo tanto, las distintas partes involucradas (distribuidores, comercializadoras, y consumidores) deben ajustar sus estrategias actuales a esta realidad. Además, la regulación debe garantizar los incentivos adecuados para impulsar el desarrollo de estas nuevas tecnologías digitales. Por último, es necesario que se continúe invirtiendo en nuevas tecnologías para poder superar los retos actuales.

 

[1] En este informe se define la transformación digital como el proceso de implementar y operar una serie de activos para analizar y monitorizar información generada por los agentes del sistema energético.

 
 
¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter