¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Qué partidas se incluyen dentro de los cargos de la factura de la electricidad? ¿La inclusión de estos cargos en la factura de la electricidad tiene un impacto negativo para el consumidor?

En la factura eléctrica hay básicamente cuatro grandes conceptos: coste de la energía (coste de producir la energía), el coste de las redes, que es lo que comúnmente llamamos los peajes, luego estarían los cargos y los impuestos.

Los cargos básicamente son los costes de las renovables, de las primas de las renovables, de los costes de los sistemas extra peninsulares y la financiación del déficit.

Aproximadamente para un consumidor doméstico los cargos y los impuestos, es decir, lo que no es energía y peajes, serían aproximadamente el 52% de la factura. Solamente los cargos son el 30%, o sea un tercio. Una factura doméstica puede ser 60 euros, pues de cada 60 euros que pagamos en nuestra factura, 20 corresponden a los cargos.

Tiene un impacto negativo en el consumidor, porque básicamente, estamos dando una señal de precio negativa al consumidor de cara a intensificar o a maximizar el uso de la electricidad como palanca de descarbonización.

Al final el consumidor en el día a día tiene que tomar decisiones a la ahora de elegir entre tecnologías, si instalo una bomba de calor o si no la instalo, y la electricidad, especialmente por los cargos se ve penalizada y puede darse la paradoja de que tome unas decisiones incorrectas por una señal de precio inadecuada.

¿Qué estructura de tarifa eléctrica es la adecuada para favorecer la transición energética?

La estructura de tarifa tiene que cumplir, entre otros muchos objetivos, dos principales. Por un lado, asegurar que se recuperan los costes que se tiene que soportarse a través de las tarifas, y por otro lado dar una señal de precio adecuada que incentive al cliente a andar en la dirección, digamos que se ha marcado desde el punto de vista de política energética.

Desde la perspectiva de los costes, casi todos los costes, tanto de la parte de peajes como la parte de cargos, con costes fijos, con lo cual te llevaría a que la estructura de peajes debería tener una mayor incidencia sobre la parte fija que sobre la parte variable.

Pero desde la señal de precio, exactamente lo mismo, porque está demostrado que el tener un mayor peso en la parte fija respecto a la variable lo que hace es fomentar la electrificación, fomentar más el uso eléctrico, y desde la perspectiva de un consumidor que vaya a incrementar su uso eléctrico porque compre un vehículo eléctrico o porque instale una bomba de calor, le va a interesar más económicamente que la mayoría de los cargos y peajes se cargue sobre la parte fija y no sobre la parte variable

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter