¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
me-electricidad

6.2. Formación de precios en los mercados mayoristas a plazo de electricidad

¿Qué es un mercado a plazo? El mercado de electricidad en España, al igual que en otros países, se organiza en una secuencia de sucesivos mercados en los que generación y demanda intercambian energía para distintos plazos (Figura 6‑6).

Capture16

Figura 6-6. Secuencia de mercados en el mercado eléctrico ibérico.
Fuente: Elaboración propia.

Los mercados a plazo de electricidad son un conjunto de mercados en los que con años, meses, semanas o días de antelación a la entrega física de la energía, se intercambian contratos de compra-venta de electricidad con plazos de entrega superiores a 24 horas (semanas, meses, trimestres, años, etc.).

Al llegar el día anterior al despacho de las centrales/entrega física de la energía (D-1), los agentes intercambian energía para el día D (ver Formación de precios en el mercado mayorista diario de electricidad).

En el muy corto plazo (dentro de las 24 horas anteriores al momento de la entrega física de la energía), existen otros mercados en los que los agentes (generadores, comercializadores, etc.) pueden ajustar sus posiciones contractuales y en los que los generadores (y en algunos casos también la demanda) ofrecen una serie de servicios de gestión técnica al sistema (ver Mecanismos de ajuste de demanda y producción).

En el largo y medio plazo, los agentes intercambian diferentes tipos de contratos, con periodos de entrega de distinta duración (año, trimestre, mes, etc.) y en diversos mercados a plazo:

  • Contratos bilaterales adaptados a las necesidades de los agentes, compradores y vendedores, y con entrega física de la energía o con liquidación financiera.[177]
  • Contratación de productos estandarizados a través de mercados organizados, subastas organizadas o el conocido como “over the counter” (OTC). Este último no está organizado ni estandarizado y en él los agentes cierran transacciones a través de intermediarios/brokers, pudiendo estos ser físicos ó virtuales (p.ej., plataformas de trading basadas en internet).

El papel de un mercado a plazo. Los mercados a plazo cumplen un papel crucial en un mercado liberalizado desarrollado. Efectivamente, cuando son suficientemente profundos y líquidos,[178] permiten a los agentes compradores y vendedores gestionar sus riesgos, al tiempo que facilitan la competencia en los mercados mayorista y minorista.

  • A modo de ejemplo, un comercializador deberá adquirir energía para abastecer a sus clientes. En ausencia de mercados a plazo profundos, tendrá que adquirir esta energía en el mercado diario, cuyo precio es desconocido en el momento de ofertar a sus clientes. Así, estará expuesto al riesgo de que el precio en el mercado diario resulte más elevado que el que consideró a la hora de ofertar a sus clientes, corriendo por tanto el riesgo de incurrir en pérdidas.
    Sin embargo, si el comercializador contrata la energía que prevé necesitar por adelantado y a un precio cerrado, podrá reflejar en sus ofertas no sus costes estimados, sino aquellos en los que realmente incurrirá. De esta forma elimina el riesgo de incurrir en pérdidas debidas a errores en la estimación del precio del mercado (lo que se conoce como riesgo de precio).
    Así, un mercado a plazo suficientemente profundo y líquido a) facilita la cobertura de riesgo, y b) facilita la entrada de nuevos competidores al reducir la exposición al riesgo.
  • Desde el punto de vista de los generadores, el mercado a plazo también es relevante debido a las mismas razones. Efectivamente, un mercado a plazo suficientemente profundo y líquido a) facilita la cobertura de riesgos (para un generador, el riesgo asociado a la volatilidad de sus ingresos – fijar el precio al que vende su producción), y b) facilita la entrada de nuevos competidores al reducir la exposición al riesgo.
  • Adicionalmente, los mercados a plazo también resultan interesantes para consumidores que adquieran la energía directamente en el mercado, ya que les permiten estabilizar los pagos por la misma. Normalmente, la contratación a plazo se la ofrece un comercializador, quien, gracias a especializarse en la gestión de riesgos energéticos, puede ofrecer una cobertura de precios más interesante que la que normalmente pueda obtener un consumidor por sí mismo.[179]

Es importante tener en cuenta que contratar a plazo no tienen por qué significar precios más bajos que los que resultarían de adquirir la energía en el mercado diario. Efectivamente, contratar a plazo simplemente es una manera de fijar un precio con el que el comprador y el vendedor se encuentran confortables de cara al futuro, de manera que se estabilizan los flujos de pagos/cobros. Así, podría suceder que, llegado el momento de la entrega, el precio del mercado diario sea superior al pactado en el contrato a plazo. En ese caso, el comprador habrá sacado más ventajas de la contratación que el vendedor, aunque podría haber ocurrido exactamente lo contrario. Lo que es importante es que: a) en el momento de la contratación a plazo, el precio complacía las previsiones de ambas partes, y b) la eliminación del riesgo de precio de las dos partes induce ventajas para ambos.

¿Qué mercados a plazo hay en España? Los mercados a plazo de electricidad en España son los siguientes:

  • El mercado no organizado de contratos bilaterales (conocido como OTC), en el que se negocian contratos físicos y financieros.
  • El mercado organizado de futuros eléctricos gestionado por OMIP.[180]

Cada uno de estos mercados está caracterizado por distintos grados de organización (estandarización de contratos, gestión centralizada por una entidad independiente, cámara de compensación, etc.).

  • El mercado de contratos bilaterales físicos es un mercado no organizado en el que los agentes compradores (principalmente comercializadores y consumidores finales) y vendedores (principalmente generadores) intercambian bilateralmente contratos diseñados en función de sus necesidades. En este mercado se intercambia actualmente un porcentaje relativamente bajo de contratos.
  • El mercado financiero OTC es otro mercado no organizado en el que los agentes intercambian, a través de intermediarios o brokers, contratos con liquidación financiera diseñados en función de sus preferencias y sin someterse a reglas de participación/negociación distintas de las que ellos mismos imponen.

Capture17

Figura 6‑7. Volumen anual de electricidad negociado en los mercados a plazo.
Fuente: CNMC, Informe de seguimiento de mercados a plazo de energía, 2017.

  • El mercado OMIP es un ejemplo de mercado organizado. En él la liquidez es facilitada y garantizada por un conjunto de instituciones que tienden a reducir los costes de transacción. Existen procedimientos de participación explícitos y conocidos por todos los participantes, que deben firmar contratos de adhesión a las Reglas de Mercado aprobadas por la entidad que gestiona el mismo.

OMIP: una entidad privada independiente (OMIP)[181] gestiona un mercado –de forma similar a como lo hace OMIE en el caso del mercado diario e intradiario – en el que los contratos están estandarizados y los participantes se adhieren a unas reglas determinadas de participación y negociación). Este mercado se ha creado en virtud de los acuerdos entre los gobiernos español y portugués para el desarrollo progresivo de un mercado único de electricidad en España y Portugal. El volumen intercambiado en OMIP (contratación continua y subastas) en 2012 fue de alrededor de un 6% del total del volumen de energía negociada en los mercados a plazo en dicho año.

¿Cómo se determina el precio de un mercado a plazo? De acuerdo a la teoría económica, el precio esperado del mercado diario es el coste de oportunidad de los contratos a plazo, por lo que el precio del mercado a plazo refleja el precio del mercado diario esperado a futuro. Para facilitar la comprensión de este concepto, a continuación se presenta el proceso paso a paso:

  • Un agente siempre tiene la opción de comprar/vender: a) a plazo o b) en el mercado diario.
  • Dado que el mercado a plazo precede al mercado diario, un agente que compra/vende a plazo está renunciando a hacerlo en el mercado diario.
  • Es por esto que los agentes valoran los contratos a plazo en función de los precios esperados en el mercado diario. Así, en términos económicos, el precio esperado del mercado diario constituye el coste de oportunidad del mercado a plazo (en cualquier mercado competitivo el precio refleja el coste de oportunidad marginal de los agentes – ver Formación de precios en el mercado mayorista diario de electricidad).
  • Así, dado que el coste de oportunidad en el mercado a plazo es el precio esperado en el mercado diario, el precio del mercado a plazo refleja el precio esperado del mercado diario.

Ya a nivel operativo, en los mercados a plazo, como en cualquier otro mercado, el precio se determina por el cruce entre la curva de oferta (integrada por todas las ofertas que realizan los vendedores) y la curva de demanda (integrada por todas las ofertas que realizan los compradores). Esto se articula de acuerdo a las reglas particulares de cada tipo/diseño de mercado a plazo:

  • En el mercado organizado del OMIP los vendedores y compradores hacen pública sus ofertas de venta y compra, respectivamente, en la plataforma electrónica gestionada por el propio OMIP. Cuando algún agente encuentra una oferta interesante puede cerrar la transacción a través de la propia plataforma mediante un procedimiento estandarizado.
  • En el caso de los contratos bilaterales físicos, son las partes quienes, de forma privada y únicamente sujetos a la negociación bilateral, fijan el precio de la energía en el contrato. El precio de los contratos financieros OTC se fija de una forma similar, mediante contactos bilaterales entre las partes a través de un intermediario o broker.

Factores que influyen en el precio del mercado a plazo. Los factores que influyen sobre el precio del mercado a plazo son aquellos que afectan tanto directamente como indirectamente sobre el precio del mercado diario:

  • A la hora de intercambiar energía a plazo, tanto los vendedores como los compradores realizan previsiones sobre cuál será en el futuro el precio del mercado diario, el cual depende de factores de oferta (precios de los combustibles y de los derechos de emisión de CO2, reservas y portaciones hidráulicas, previsión de producción renovable, disponibilidad de las instalaciones de generación, entrada de nuevas instalaciones de generación, etc.) y de factores de demanda (crecimiento de la demanda en términos de energía y potencia máxima, laboralidad, temperatura, etc.) (ver Formación de precios en el mercado mayorista diario de la electricidad).
  • Los agentes preparan sus ofertas de venta y de compra de energía a plazo en función de las expectativas, que dependen de la evolución esperada de las variables anteriores. Además, incorporan en sus ofertas una prima de riesgo que refleja la incertidumbre acerca de sus previsiones y la potencial falta de profundidad y/o liquidez que en un momento dado pueda haber en el mercado a plazo.
  • Para un momento dado, los precios a los que se está intercambiando la electricidad a distintos plazos se conoce como “curva forward” (o curva a plazo). La curva forward cambia constantemente, ya que los agentes actualizan de forma continua sus expectativas sobre la evolución de los precios (al mismo ritmo que cambian las expectativas sobre los factores que afectan al precio del mercado diario) (Figura 6‑8).

Figura 6‑8. La curva forward de precios de la electricidad.
Fuente: Elaboración propia.

  • Cuando los agentes esperan condiciones de mercado futuras que darán lugar a precios más altos en el mercado diario que los que se observan en la actualidad, curva en “contango” (debido a una demanda mayor, precios de combustibles o CO2 mayores, menor producción hidráulica y eólica, menor disponibilidad de las instalaciones de generación, etc.), la curva forward de precios refleja precios a plazo por encima del precio actual del mercado diario y suele tener pendiente positiva.
  • Por el contrario, cuando los agentes esperan condiciones de mercado futuras que darán lugar a precios más bajos en el mercado diario que los que se observan en la actualidad, curva en “backwardation” (debido a una demanda menor, precios de combustibles o CO2 menores, mayor producción hidráulica y eólica, mayor disponibilidad de las instalaciones de generación, etc.), la curva forward de precios a plazo se sitúa por debajo del precio actual del mercado diario y suele tener pendiente negativa.
  • La autoridad de competencia o el regulador se encargan de supervisar que se respetan las normas de competencia en los mercados para velar por los intereses de todos los agentes involucrados. También supervisa el buen funcionamiento del mercado la Comisión Europea. 

[177] La liquidación financiera consiste en el pago/cobro de la diferencia entre el precio del mercado diario y un cierto precio pactado en el contrato. No se produce entrega física de energía. En realidad, el efecto de un contrato con liquidación financiera es el mismo que el de un contrato con entrega física. Esto resulta sencillo de entender con un ejemplo. Imaginemos un agente que quiera comprar a plazo energía a recibir dentro de 1 mes:

a) Si lo hace con un contrato con entrega física, obtendrá la energía física dentro de un mes al precio fijado en el contrato (p.ej., 50 €/MWh).

b) Si lo hace con un contrato financiero, lo que recibirá dentro de un mes es la diferencia entre el precio del contrato (50 €/MWh) y el precio del mercado diario en el momento de liquidar el contrato. Si, p.ej., el precio del mercado diario es de 55 €/MWh, entonces recibirá 5 €/MWh. En cualquier caso, no recibe energía alguna, por lo que, de necesitarla, tendrá que comprarla en el mercado diario. Lo que pagará por esta energía serán los 55 €/MWh, que restando los 5 €/MWh recibidos del contrato financiero, resulta en un coste total de 50 MWh – lo mismo que con el contrato con entrega física de la energía.

[178] A los efectos de esta nota:

a) Un mercado se dice que es profundo cuando la oferta / demanda de producto es lo suficientemente amplia como para que los agentes que acuden a él no se encuentren con limitaciones significativas respecto a la cantidad que pueden comprar / vender.

b) Un mercado se dice que es líquido cuando un agente puede comprar o vender cantidades significativas del producto sin alterar indebidamente el precio del mismo.

[179] Adicionalmente, el coste de la propia gestión de riesgos realizada por un comercializador será con toda probabilidad menor que el coste que asumiría un consumidor de realizarla por sí mismo. Esto es debido a la existencia de economías de escala y alcance en el caso del comercializador. Así, resulta más eficiente que la gestión de riesgos sea realizada por un comercializador (el margen que cargará al consumidor por realizar la gestión será menor que el coste en que el consumidor incurriría de realizarla por sí mismo).

[180] Ver OMIP.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter