¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
GEODE

GEODE, la asociación de las compañías distribuidoras en Europa, ha publicado el informe “Functions of Electricity Storage for the Grid” en el que analiza el rol que pueden desempeñar los mecanismos de almacenamiento energético en el sistema eléctrico. Además, se estudian las principales barreras tecnológicas, de mercado y regulatorias existentes y se realizan una serie de recomendaciones para superarlas y aprovechar el potencial del almacenamiento.

Las tecnologías de almacenamiento energético permiten acumular la energía para su utilización en el momento en el que se requiera. Algunos de estos mecanismos llevan siendo empleados históricamente. Así, la generación hidroeléctrica o los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas natural son algunos ejemplos de tecnologías tradicionales de almacenamiento.

A pesar de su larga existencia, el uso de estos mecanismos es uno de los debates más relevantes en el sector. A medida que se incrementa la capacidad instalada de energías renovables y se reduce la utilización de fuentes fósiles en la generación eléctrica, se requiere el uso de nuevas tecnologías de almacenamiento. Éstas ofrecen diversas ventajas para el operador de la red de distribución (DSO, por sus siglas en inglés) dado que, entre otras, favorecen la integración de la creciente capacidad renovable variable (eólica, solar, etc.), minoran las pérdidas de la red, reducen el pico de demanda, etc. contribuyendo a ofrecer un suministro eléctrico más seguro, flexible y económico.

Considerando el rol de las DSO en el sistema, es recomendable establecer las condiciones que permitan los operadores a utilizar, poseer y operar las diferentes tecnologías de almacenamiento de forma que se garantice la calidad y la seguridad de suministro.

No obstante, existen varios desafíos que deben ser superados para que las tecnologías de almacenamiento puedan integrarse eficientemente en el sistema:

  • Tecnológico: Las nuevas tecnologías de almacenamiento no tienen el nivel de madurez adecuado, presentando incógnitas que limitan su desarrollo. Para ello, es necesario incentivar inversiones en I+D que permitan seguir avanzando en estas tecnologías.
  • Mercado: Actualmente no existen señales de mercado que incentiven la construcción de centros de almacenamiento. Se requiere el desarrollo de modelos de negocio innovadores. Además es necesario establecer mecanismos de coordinación entre los DSOs y otros agentes del sector con capacidad para ofrecer servicios de almacenamiento.
  • Económico: La mencionada falta de madurez de las tecnologías de almacenamiento tiene como consecuencia una cuestionable viabilidad económica. Además, la estructura actual de la factura eléctrica, en muchos países de la UE, en los que un porcentaje relevante del coste deriva de impuestos y otros conceptos no relacionados con el suministro, que son fijos, limita los potenciales ahorros alcanzables con la instalación de estos mecanismos.
  • Estratégico: Es clave una reforma del sistema tarifario, con un mayor peso de las tarifas ligadas a la potencia contratada, que favorezca una razonable asignación de costes.
  • Legislación: En ocasiones, la regulación eléctrica requiere de una mayor definición del papel de los diferentes agentes del sector: distribuidores, generadores y comercializadores. Es necesario crear un modelo de mercado que permita a los DSOs hacer uso de tecnologías de almacenamiento en la ejecución de sus tareas clave sin afectar al buen funcionamiento del sistema eléctrico.

Como conclusión, es necesario acometer un desarrollo del marco regulatorio, de forma que los DSOs puedan aprovechar el potencial de los dispositivos de almacenamiento conectados a la red para garantizar la seguridad de suministro. Para ello, las barreras que actualmente están limitando el desarrollo deben ser superadas de forma que se incentive su uso e integración en la red.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter