¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
International Renewable Energy Agency- IRENA, Energy Technology Systems Analysis Programme de la Agencia Internacional de la Energía- IEA ETSAP

La Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA, por sus siglas en inglés) y el Energy Technology Systems Analysis Programme de la Agencia Internacional de la Energía (IEA ETSAP, por sus siglas en inglés) han elaborado el informe “Wind Power: Technology Brief”. El documento, publicado en marzo de 2016, aporta una visión global sobre el estado de tecnología de generación eólica, analizando su potencial y las barreras a su crecimiento.

Como consecuencia de la reducción de los costes de las turbinas, el desarrollo de políticas de apoyo y el interés inversor, la energía eólica está atravesando una fase de importante expansión internacional. De esta forma, la generación eólica, que en 2014 representaba el 3% del suministro eléctrico mundial, ha visto incrementada su capacidad instalada en 434 GW en 2015. China ha liderado el desarrollo de esta tecnología con la instalación de 32,9 GW de capacidad nuevos, seguida a cierta distancia por los Estados Unidos (8,6 GW) y Alemania (4,9 GW).

  • Estado de la tecnología: Los dos principales factores que impactan en la generación eólica son la velocidad del viento y la longitud de las palas de las turbinas. Este último factor ha experimentado un importante proceso de desarrollo tecnológico, logrando que su capacidad haya pasado de los 0,05 MW en 1985 a los 2,0 MW en 2014. La capacidad de la turbina comercial de mayor tamaño es de 8,0 MW. Las turbinas de generación eólica se caracterizan por 3 elementos fundamentales: la turbina (de eje horizontal o vertical), características de la instalación (onshore u offshore) y la conectividad (conectados o aislados). La mayor parte de los generadores constan de una turbina horizontal con 3 palas. Sin embargo, se está experimentado con turbinas de eje vertical para su uso en zonas urbanas. Considerando las diferentes pérdidas que se producen a lo largo del proceso de generación, la eficiencia de los parques eólicos suele rondar el 30-40%.
  • Rendimiento y coste: El coste nivelado (Levelized cost of electricity-LCOE) de la energía eólica se ha mantenido relativamente estable a pesar de las fluctuaciones en los precios de alguno de sus componentes. Los parques eólicos onshore ya son económicamente competitivos en países que cuenten con condiciones de viento adecuadas y un coste de generación convencional elevado. Así, el rango del LCOE en 2014 se situaba entre 0,06 USD/kWh y 0,12 USD/kWh. A diferencia de otras tecnologías de generación, los procesos de instalación y de operación y mantenimiento generan la mayor parte de los costes de la energía eólica. En los parques terrestres u onshore, la turbina es el elemento más costoso, mientras que en los offshore o marítimos, los costes de construcción y de conexión a la red son mucho mayores elevando el coste de generación. Así, en 2014 el LCOE de un parque eólico offshore podría estar entre 0,10 USD/kWh y 0,21 kWh, duplicando, prácticamente, el correspondiente a un parque terrestre. La principal palanca para reducir el coste de esta fuente de generación es incrementar el tamaño de los aerogeneradores para conseguir economías de escala. La reducción del peso de las palas es otra de las medidas que puede contribuir a mejorar su competitividad.
  • Potencial y barreras del mercado: Dado que el viento un recurso disponible a nivel global, la generación eólica tiene un elevado potencial (se estima que su capacidad instalada  máxima podría alcanzar los 95 TW en onshore y aún más en offshore). Las principales barreras a los que se tiene que enfrentar esta tecnología son los largos plazos requeridos para conseguir los permisos necesarios, el impacto medioambiental que ocasiona (visual, sonoro y su efecto en las especies migratorias) y la variabilidad que introduce en el sistema eléctrico. Las reformas regulatorias, la mejora de la comunicación de las ventajas de esta tecnología o la implantación de nuevas herramientas que faciliten su integración deberían ayudar a incrementar el desarrollo de la generación eólica.
¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter