¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Conclusiones:
  • El sector transporte y, especialmente, los vehículos diésel son los principales responsables de las emisiones de los óxidos de nitrógeno (NOx), causantes del creciente problema de la contaminación del aire en las ciudades. A pesar de ello, en muchos países el diésel ha recibido incentivos fiscales para fomentar su utilización.
  • Por primera vez, el Ayuntamiento de Madrid ha activado durante estas Navidades el escenario 3 del protocolo de contaminación, prohibiendo la circulación en el área interior de la M-30 a los vehículos con matricula par, además de la prohibición de estacionamiento en zonas de residentes.
  • Desde verano de 2016, la ciudad de París también ha empezado a prohibir, de forma progresiva, la circulación de los vehículos más contaminantes.
  • Otros países en Europa están llevando a cabo políticas para mejorar la calidad del aire con medidas como la restricción de la circulación en determinadas zonas y las subvenciones para la renovación del parque automovilístico.
  • El vehículo eléctrico, con emisiones nulas, es la alternativa real contra la contaminación.
   

1. El transporte causa principal de la contaminación en las ciudades

El sector transporte y, especialmente, los vehículos diésel son los principales responsables de las emisiones de los óxidos de nitrógeno (NOx), causantes del creciente problema de la contaminación del aire en las ciudades, no obstante, los vehículos vendidos actualmente, respetan la normativa existente de emisiones (Euro 6 en el caso de turismos). A pesar de ello, en muchos países el diésel ha recibido incentivos fiscales para fomentar su utilización.

La contaminación del aire es un problema creciente, especialmente en las ciudades. El informe “Energy and Air Pollution”, de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que la contaminación del aire es responsable de 6,5 millones muertes prematuras cada año en el mundo, y esta cifraemisiones podría incrementarse hasta los 7,5 millones en 2040. La Organización Mundial de la Salud estima, por otro lado, que más de un 80% de las personas que viven en zonas urbanas están expuestos a niveles de contaminación que superan los límites máximos aprobados por la organización.

Uno de los principales causantes de la contaminación del aire son los óxidos de nitrógeno (NOx), grupo de gases de los que forman parte el óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2). El sector transporte en general, y los vehículos diésel, en particular, son los principales responsables de la emisión de este compuesto contaminante. De acuerdo al informe Air Quality in Europe, el transporte por carretera produce alrededor del 40% de las emisiones de NOx en Europa. El diésel, asimismo, causa el 70% de las emisiones de NO2 de las ciudades.

A pesar de ello, en los últimos años, los diferentes gobiernos han incentivado el uso del vehículo diésel, por su mayor eficiencia energética. Según el indicador “Transport fuel prices and taxes” de la Agencia Europea del Medio Ambiente, los países de UE-28, de media, tienen un tipo impositivo para el diésel menor que el de la gasolina. Como consecuencia, se ha incrementado el consumo del diésel desde un 52% del combustible consumido en 2000 hasta un 70% en 2014.

2. Madrid y sus medidas excepcionales de estas navidades

Por primera vez, el Ayuntamiento de Madrid ha activado durante estas Navidades el escenario 3 del protocolo de contaminación, prohibiendo la circulación en el área interior de la M-30 a los vehículos con matricula par, además de la prohibición de estacionamiento en zonas de residentes.

El pasado 29 de diciembre se activó, por primera vez en la ciudad de Madrid y en España, el escenario 3 del protocolo de contaminación por alta concentración de dióxido de nitrógeno (NO2). Esta medida implicaba la activación de los escenarios 1 y 2, unido a la restricción de la circulación en el interior de la M-30 del 50% de todos los vehículos (según la numeración de la matrícula, ya fuese par o impar). Este escenario 3 del protocolo se activa cuando dos estaciones de medición superan los 200 microgramos de NO2 por metro cúbico de aire durante dos horas consecutivas (límites más restrictivos que en otras ciudades europeas).

El Ayuntamiento de Madrid estimó que la intensidad del tráfico en el centro de la ciudad se redujo un 15,8%, entre las 6 y 10 horas (hora punta), a la vez que aumentó la afluencia de viajeros en el metro de Madrid en un 6,3% en el mismo periodo horario. Sin embargo, algunas publicaciones indican que la contaminación se trasladó a la periferia, donde el tráfico fue prácticamente similar a cualquier día normal.

Esta medida vino precedida por la activación durante varios días del escenario 1 – limitación a 70km/h la velocidad en la M-30 y en accesos a la ciudad - y del escenario 2 del protocolo de contaminación del Ayuntamiento de Madrid - prohibición de estacionamiento en toda la ciudad, a excepción de los residentes de los barrios.

protocolo contaminación Madrid3. París, a la cabeza de la lucha contra la contaminación del aire

Desde verano de 2016, la ciudad de París también ha empezado a prohibir, de forma progresiva, la circulación de los vehículos más contaminantes.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, anunció el pasado verano que a partir de 2020 se prohibirá de la circulación de los vehículos más contaminantes por la ciudad. No obstante, esta medida se está implantando de forma progresiva. Así, desde el 1 de julio de 2016 todos los vehículos particulares o comunitarios, tanto de gasolina como de diésel, con permiso de circulación previo a 1997 tienen prohibida la circulación de 8 a 20h en los días laborables. En el caso de las motocicletas, la prohibición se extiende a aquellas con permiso previo a 1999. En caso de incumplimiento las multas eran de 35€ durante 2016 y de 68€ a partir de 2017.

La finalidad de esta iniciativa es que para 2020, aquellos vehículos registrados antes de 2010 sean retirados de las carreteras de la ciudad. Además, se ha fijado el objetivo de erradicar totalmente el diésel en París en el 2020.

4. Al resto de Europa también le importa la calidad del aire de sus ciudades

Otros países en Europa están llevando a cabo políticas para mejorar la calidad del aire con medidas como la restricción de la circulación en determinadas zonas y las subvenciones para la renovación del parque automovilístico.

Al igual que Madrid o Paris, otros países y ciudades europeas están llevando a cabo diferentes políticas con el objetivo de mejorar la calidad del aire en sus principales ciudades.

Por un lado, algunas ciudades optan por penalizar la circulación de vehículos en determinadas zonas urbanas. Precisamente en este sentido Londres o Milán han introducido un peaje para poder acceder al centro de la ciudad. Del mismo modo, a largo plazo, tanto en Noruega, Alemania como en los Países Bajos tienen previsto restringir la circulación de vehículos de combustión interna en toda su extensión para 2030.

Por otro lado, diversos países están introduciendo subvenciones para renovar el parque automovilístico. Es el caso, por ejemplo, de España con el plan PIVE que aporta una ayuda de 2.000€ al sustituir un vehículo de más de 10 años por uno nuevo. En el caso de sustituirlo por un vehículo eléctrico, el plan MOVEA contempla ayudas de hasta 5.000€. En Francia los residentes en la región de l’Ile-de-France reciben 3.700€ por sustituir su viejo coche diésel de más de 10 años. Además, si éste se sustituye por un vehículo eléctrico, el usuario recibirá el “bono ecológico”, que consiste en una subvención estatal de 10.000€ por vehículo.

5. El vehículo eléctrico, con emisiones nulas, es la alternativa real contra la contaminación

El despliegue del vehículo eléctrico es la alternativa real tanto para reducir la contaminación del aire como para disminuir las emisiones de CO2 causantes del calentamiento global. En España, según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la introducción de 1.000 vehículos eléctricos permitiría la reducción de más de 30.000 kg anuales de gases contaminantes (incluyendo CO, NOx, etc) y más de 2 toneladas de CO2.

El vehículo eléctrico es además la opción más económica para el consumidor debido a que tienen un menor consumo que los vehículos de combustión interna y su coste de utilización es también muy inferior. Esta ventaja sobre el vehículo de combustión interna debería de ser aún mayor si se excluyesen de la factura las cargas no relacionadas con el suministro eléctrico.

¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter