¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Conclusiones:
  • El estudio del MIT “Utility of the future”, busca entender cómo la mayor penetración del autoconsumo afectará a la regulación y a los modelos de negocio actuales en el sector eléctrico.
  • El MIT plantea 6 recomendaciones derivadas de los análisis realizados que pasan por el reconocimiento de un rol más activo del distribuidor y consumidor, la integración de nuevas tecnologías en la red de distribución o la correcta asignación de incentivos de cara a asegurar un funcionamiento eficiente de la red.

1. ¿Cuál es la finalidad del estudio publicado por el MIT?

El estudio del MIT, “Utility of the future”, se centra en entender cómo la mayor penetración del autoconsumo afectará a la regulación y a los modelos de negocio actuales en el sector eléctrico.

Hoy en día se están produciendo importantes cambios en la forma de generación y consumo de electricidad, debidos fundamentalmente a una confluencia de factores que afectan a los sistemas de distribución eléctrica. Nuevas tecnologías o servicios, tales como la demanda flexible, el autoconsumo, el almacenamiento energético, y el avance en los dispositivos de electrónica de potencia y control, están generando nuevaFrase_MITs oportunidades en el abastecimiento y consumo de electricidad. Al mismo tiempo, el rápido abaratamiento de las tecnologías de la información y comunicación (TICs) están permitiendo un consumo más eficiente de la electricidad, una mejor visión del uso de la red así como un mejor control de los sistemas eléctricos.

¿Cuál es la finalidad del estudio? El estudio del MIT presenta un marco para la proactividad regulatoria y la reforma del mercado, con el fin de alcanzar una evolución eficiente del sistema eléctrico a lo largo de las próximas décadas. El objetivo consiste en facilitar y lograr alcanzar la integración de todos los recursos, no importando si son centralizados o distribuidos, capaces todos ellos de contribuir a un abastecimiento eficiente de electricidad para los consumidores.

2. Recomendaciones del MIT

El MIT plantea 6 recomendaciones derivadas de los análisis realizados que pasan por el reconocimiento de un rol más activo del distribuidor y consumidor, la integración de nuevas tecnologías en la red de distribución o la correcta asignación de incentivos de cara a asegurar un funcionamiento eficiente de la red.

Recomendación 1 – Mejorar los precios y cargos regulados de los servicios de electricidad

El único modo de poner en juego todos los recursos, tanto distribuidos como centralizados, alcanzando una operación y planificación eficiente del sistema eléctrico, pasa por mejorar tanto los precios asociados a los servicios de electricidad ofrecidos, como los cargos regulados asociados a ellos.

Las medidas que permitirían cubrir estos objetivos serían las siguientes:

  • Minimizar las distorsiones debidas a aquellos cargos diseñados para la recaudación de impuestos y la recuperación de los costes de políticas energéticas. Estos costes deben salir de la tarifa y ser recuperado por otros mecanismos.
  • Las tarifas y cargos no pueden ser variables, ni se debe aplicar soluciones de tipo “balance neto”.
  • No distorsionar la señal de precio de la electricidad. Las ayudas para determinados tipos de clientes (vulnerables, industriales, etc.) deben hacerse sin alterar los precios o cargos que sean de aplicación. Subvenciones por fuera de la tarifa serían los mecanismos adecuados.
  • Desplegar masivamente contadores inteligentes, con el objetivo de que sean las inyecciones y extracciones de electricidad de la red, es decir, su uso real, las que determinen el pago a realizar por los usuarios.

Recomendación 2 – Mejorar la regulación de la actividad de distribución

Se debe mejorar el marco regulatorio en el que desarrollan su actividad las empresas distribuidoras, permitiendo poner en marcha nuevos modelos de negocio, más eficientes e innovadores.

Las medidas que se pretenden llevar a cabo serían las siguientes:

  • Asignación de incentivos que dependan de los servicios aportados por las utilities, orientados a recompensar mejoras en la calidad, la reducción de las pérdidas en la red, la mejora de los tiempos de interconexión así como los ahorros de costes en operaciones de inversión.
  • Puesta en marcha de incentivos a la innovación a largo plazo para acelerar las inversiones en I+D, así como para fomentar el aprendizaje sobre aquellas nuevas tecnologías que pudieran entrañar, a priori, unos mayores riesgos para la red.

Recomendación 3 – Minimizar la aparición de conflictos de interés

Se debe realizar una minuciosa reevaluación de la estructura de la industria eléctrica con el objetivo de minimizar la aparición de potenciales conflictos de interés.

Para ello, se deberá:

  • Realizar una correcta asignación de las principales funciones que se encuentran en el centro de los mercados de electricidad: proveedores de servicios de red, operadores del sistema y plataformas de mercado, asegurando de este modo un correcto funcionamiento del sector eléctrico.
  • Independencia financiera entre las actividades abiertas a competencia y aquellas que se encuentran reguladas. Una suficiente supervisión regulatoria es aceptable para situaciones en las que la total separación de actividades no sea posible o sea ineficiente.

Recomendación 4 – Mejora del diseño del mercado mayorista de electricidad

De cara a una mejor integración del autoconsumo y a retribuir la flexibilidad creando un terreno de juego equilibrado para todas las tecnologías, es preciso plantear una mejora del diseño del mercado mayorista.

De cara a alcanzar dichos objetivos, se precisa:

  • Que los mercados permitan la realización de transacciones lo más cercanas posibles al tiempo real, de cara a recompensar, entre otras cosas, la flexibilidad de los recursos.
  • Actualizar el formato de las ofertas en el mercado, con el objetivo de reflejar las necesidades de los nuevos agentes.

Recomendación 5 – Aumento de la importancia de la ciberseguridad

La conexión de sistemas de autoconsumo, las nuevas aplicaciones inteligentes y la mayor complejidad en los mercados de electricidad, refuerzan la importancia de contar con unos sistemas de ciberseguridad adecuados.

Para ello, se necesitarán sólidos estándares en materia de ciberseguridad para la totalidad de dispositivos interconectados a la red eléctrica. Además, la rápida evolución de posibles amenazas, subraya la importancia de que las soluciones se desarrollen y pongan en marcha de manera rápida y eficaz.

Recomendación 6 – Ahorro de costes a través de una mejor utilización del autoconsumo

El valor del autoconsumo como generación de origen fotovoltaico y baterías, depende enormemente de la ubicación geográfica de las instalaciones, es por ello que:

  • No se puede establecer un valor estándar para todos los recursos distribuidos. Iniciativas regulatorias del estilo “Value of solar” son erróneas.
  • Se debe analizar de forma individual cada ubicación en la que se deseen desplegar los recursos distribuidos.
  • Las instalaciones fotovoltaicas y de baterías son más eficientes si se desarrollan a gran escala. Lo pequeño no es siempre lo mejor.
¿TE HA GUSTADO EL POST? COMPÁRTELO EN TU RED SOCIAL.Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter